El Trío Splen, del que forma parte Rubén Menéndez Larfeuil,  que fue durante algún tiempo profesor de viola del CSMA,  presenta su trabajo «Les fleurs du mal»   que ya  está disponible en Spotify y demás plataformas digitales. El   nuevo disco titulado incluye  música de Frank Bridge, Johannes Brahms, y Charles Martin Loeffler;

También está disponible en formato físico en  https://ariaclassics.com/

image-18391
TRIO SPLEN – Las flores del mal

  • Marina Pardo, mezzosoprano
  • Rubén Menéndez Larfeuil, viola
  • Miguel Huertas, piano

Charles M Loeffler: Five Songs for mezzo-soprano, viola and piano

  • 1.    Revêrie en sourdine (Paul Verlaine)
  •  2.    Le rossignol (Paul Verlaine)
  •  3.    Harmonie du soir (Charles Baudelaire)
  •  4.    La lune blanche (Paul Verlaine)
  •  5.    La chanson des ingénues (Paul Verlaine)

Franck Bridge: Three songs for mezzo-soprano, viola and piano    

  •   1.   Far, Far from Each Other (Matthew Arnold)
  •   2.   Where Is It That Our Soul Doth Go? (Heinrich Heine)
  •   3.   Music When Soft Voices Die (Percy Bysshe Shelley)

Johannes Brahms: Zwei Gesänge op. 91
Gestillte Sehnsucht (Friedrich Rückert)
Geistliches Wiegenlied (Emanuel Geibel sobre textos de Lope de Vega)
Charles Martin Loeffler:     4 Poèmes, Op.5
La Cloche fêlée (Charles Baudelaire)
Dansons la gigue! (Paul Verlaine)
Le son du cor s’afflige vers les bois (Paul Verlaine)
Sérénade (Paul Verlaine)

Las flores del mal

El Trío Spleen destaca más que por la formación en sí, que tampoco es demasiado habitual, por la búsqueda de un ambiente sonoro que pretende crear el clima idóneo para los textos que interpretamos. Así como el compositor se adapta al texto, entendemos que debe hacerlo el intérprete, pero no sólo quien lo pronuncia, sino el trío como instrumento, como un único intérprete.

La idea de comenzar nuestro proyecto nace del descubrimiento de Charles Martin Loeffler y su opus 5. La primera canción del ciclo, «La Cloche fêlée», lleva por texto el poema 74 del libro «Les fleurs du mal», dentro de la sección «Spleen et Idéal», lo que nos lleva al concepto de «Spleen», alrededor del cual gira toda la obra de Baudelaire, de quien interpretamos los poemas «La Cloche fêlée» y «Harmonie du Soir» (el poema 47 del mismo libro y sección), pero alrededor del cual gira también la mayor parte de nuestro repertorio y la estética que nos inspira. Difícil es hablar sobre este término, empleado por Baudelaire de manera generosa. La traducción por “tedio” o “aburrimiento” no reproduce con fidelidad el sentido que pudo tener para el poeta, un sentido, podríamos decir, metafísico.

SPLEEN (LXXXVII)

Nada es igual  en duración a los días cojos,
cuando bajo los copos pesados ​​de los años nevados
, el aburrimiento, fruto de la sombría incuriosidad,
toma las proporciones de la inmortalidad. 

Nada es igual en lentitud a las jornadas renqueantes,
Cuando bajo los pesados copos de años de nieves,
El hastío, fruto de un melancólico desinterés,
Toma las proporciones de la inmortalidad

El hastío metafísico abarca las dimensiones de la inmortalidad y su origen es la falta de afanes, el inmovilismo y la quietud. Pero no aquella con la que especulaban los místicos de todas las religiones, que conduce al espíritu a la serenidad, sino que el spleen alude a un estado del espíritu más próximo a lo que los existencialistas llamarán, más tarde, náusea o angustia vital, una forma de hipocondría consistente en un tedio sin causa aparente, en un desinterés por la vida y por todas las cosas, llegando a la inquietud o incluso a la obsesión. Algunos contemporáneos de Baudelaire lo llamaron mal du siécle, y Vladimir Yankelevitch, en L’Aventure, l’ennui et le serieux, enumera una serie de epítetos como “enfermedad invisible”, “herida ilusoria”, “malestar de lujo” o “enfermedad impalpable”.

La figura literaria que inventa Baudelaire -y con la que nos sentimos identificados, producto de una elección más estética que propiamente moral- para encarnar ese estado de spleen es la del Dandy. Esta es una invención extravagante de los ingleses, en la aburrida atmósfera aristocrática de la época colonial; Lord Byron, por ejemplo, fue considerado como el prototipo del dandy-artista. Esta figura sería la más próxima a la que Baudelaire probablemente quería encarnar, incluyendo su fama (infundada o no) de réprobo, de personaje que menosprecia las leyes establecidas y voluntariamente las infringe y de rebelde. Principal heredero del malditismo de Baudelaire, Verlaine ocupa siete (la mitad) de los textos de nuestra grabación, sin salirse del Spleen reinante Heine, Shelley o Rückert, verdaderos iconos de la poesía del XIX.

Podéis ver los textos originales y traducidos de los poemas que conforman nuestro programa  AQUÍ

 

A cerca de la Biblioteca del CSMA

La Biblioteca del CSMA cumple las tareas de recepción, catalogación, tratamiento documental, almacenamiento y difusión de los documentos, libros, monografías, partituras y fondo sonoro, así como servir de punto de información cultural en ámbitos relacionados con la música. (Esta website es una de sus actividades externas, así como los boletines mensuales de información que se pusieron en marcha en noviembre de 2012)

-